cabecero1

Existen una serie de cabeceros de cama que pueden llegar a actualizar el dormitorio. Son soluciones muy prácticas, sencillas e imaginativas con las que se podrá redecorar, renovar y ganar más espacio de almacenaje.

1º. Un objeto especial para el cabecero:

Se puede ampliar una fotografía que te guste y hacer con ella un cabecero realmente personal. Seguro que todavía guardas ese cuadro que pintaste año atrás. Se puede rescatar y darle protagonismos decorando con la pared de la cama.

2º. Un pilar molesto para el cabecero:

Si un pilar impide poner un cabecero hay que integrarlo en una estructura de obra o de madear. Si se hace a media altura, además de servir como cabecero, la repisa se podrá usar como superficie de apoyo a las mesillas.

3º.  Rentabilizar el espacio:

En vez de mesillas, se puede aprovechar los laterales de la cama con dos armarios. Entre ellos, se coloca una estructura de madera con repisa y se fija en ella dos lamparitas.

4º. Ampliación de los armarios:

Se puede sustituir el cabecero por una esctructura modular con estantes, puertas, … Si la habitación no es muy profunda, hay que recordar que 20 centímetros de fondo son suficientes par que tengan cabida los libros.

5º. Renovar el cabecero sin mucho dinero:

Se puede lograr. En primer lugar, se tiene que pintar la pared en una tonalidad oscura en constrate con las otras; luego, se coloca delante unos bimbos a juego con las mesillas de noche.

6º. Entelar el cabecero e integrarlo:

Se debe optar por tejidos que se limpien fácilmente para eliminar las posibles manchas del roce de la cabeza cad día. Para rebajar su peso visula, hay que elegirlo liso y en tonalidades acordes al de la pintura de la pared de la habitación. Quedará perfecto.

Foto vía El Blog de Onbra

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − cinco =