Decoración con lámparas y aparatos de calefacción

Decoración del hogar con lámparas

A nadie se le escapa que la razón de ser de una lámpara es iluminar y la de un aparato de calefacción calentar. Pero más allá de su funcionalidad, puedes convertir a ambos en elementos decorativos de su hogar.

Lámparas, el secreto de un buen decorador

Que el secreto de una fotografía está en la iluminación lo sabe todo buen aficionado. Las mejores luces son al alba o al caer la tarde porque crean atmósferas, fijan volúmenes y transmiten sensaciones diversas. Un decorador también sabe que la iluminación es la mejor baza para crear ambientes en una vivienda.

Ilumina tratando de crear ambientes para cada momento: una luz uniforme y con pocas sombras para cocinar, una que sea relajante para ver la televisión, un foco puntual para leer… Juega con la potencia y, por qué no, también con los colores. Un punto de luz de color, puede llamar la atención sobre un determinado rincón del salón.

Las lámparas son en sí mismas objetos decorativos. Los ojos de buey están muy bien para el techo de la cocina o el del baño, pero a partir de ahí las posibilidades son infinitas. Escoge el modelo de lámpara acorde con los muebles de la estancia y con la personalidad que quieras dar a cada habitación. Hay tantas lámparas como tipos de persona: clásicas, divertidas, vanguardistas, sobrias, barrocas, funcionales… los adjetivos se acaban ante la inmensa variedad que puedes encontrar.

Estética en los aparatos de calefacción

 

Los aparatos de calefacción también puede ser algo más que electrodomésticos. Existen modelos con paneles que puedes escoger según la decoración de la estancia, con acabados que imitan la piedra natural o metalizados, de diseños discretos o rompedores. Si pretendes hacer de tu hogar un lugar cálido no recurras a un frío electrodoméstico: decora con un equipo de calefacción.

Más información: Iluminacionweb / ClimasolWorld

Dejar respuesta

16 − 10 =